You are currently viewing A Alain Tanner , 6/12/1929.

A Alain Tanner , 6/12/1929.

A Alain Tanner , 6/12/1929.
” Mi única patria verdadera es el mar”. Paul (B Ganz)
“En la ciudad blanca ” ( Dans la ville blanche ,1969) de Alain Tanner..
Bruno Ganz ,Teresa Madruga.
Paul dice que en su trabajo él no viaja, vive en una fábrica flotante, por eso todos los marineros están locos. El ser humano necesita libertad. Cuando es privado de esa libertad y confinado a un sitio ruidoso, estrecho, 50 grados, el ser humano sufre tanto que el cerebro puede disociarse. Paul dice necesitar encontrar una nueva voz para ver el mundo, Se marcha del barco al llegar a Lisboa y con una cámara de super 8 se dedica a filmar Lisboa y sus gentes. Yo que he filmado más de 20 cortos en super 8 me fasciné viéndola .
Paul dice no poder escribir, ha perdido su voz, sin embargo nos habla por las imágenes que capta en su cámara de super 8. La toma que quizás mejor capta el estado mental de Paul es aquella en que, desde un barco en movimiento, muestra un plano cerrado del mar; el mar en abstracto: incesante, infinito, hipnótico, obsesivo, inabarcable, inaprensible, como la mente en plena fuga .

Dicen que toda una generación de personas se enamoró de Lisboa viendo esta película, yo fui una de esas personas. Con su aire decadente, suspendida en el tiempo, y a la vez el tiempo se escribe en todas sus corroídas fachadas, en el incesante río, el infinito mar, y en los interminables adoquines de sus calles. Calles laberínticas, en las que perderse, en las que fugarse, en las que puedes viajar sin moverte, igual que en el cine.

Paul dice estar cansado, necesita estar así, sin hacer nada, en plena libertad. Ama a dos mujeres, su mujer suiza, que le espera en Ginebra; y Rosa, interpretada por Teresa Madruga, la mujer que conoce en la pensión de Lisboa. Rosa, incapaz de conocerle o de saber quién es, dice que le quiere, pero que un día se irá, y ella también.
Mención especial merece el saxo de Jean-Luc Barbier, que recuerda vagamente las sensaciones de melancolía y soledad de otro saxo, el usado por Bernard Herrmann para “Taxi Driver”.
Un film inolvidable, fascinante y existencialista al máximo . Lisboa ,Teresa , Paul , el saxo, el viaje ,la vída , el arte.